Audio Tours

Picture

Narration

NARRADOR:
Estos perros de cerámica representan una raza canina específica carente de pelos que fue domesticada en el oeste de México en tiempos prehistóricos. Incluso entonces estos perros eran no sólo los mejores amigos del hombre y sus fieles compañeros, sino que también los engordaban para comerlos en banquetes.

Matthew Robb es curador de las Artes de las Américas en el Museo de Young.

MATTHEW ROBB:
Tenemos muchas representaciones de perros en distintas poses de juego totalmente cotidiano que nos hacen pensar que ellos veían a sus perros igual que nosotros, a pesar de que los consideraban también como una potencial fuente de comida. Eso no significa que no los consideraban mascotas.

NARRADOR:
Estos perros de cerámica acompañaban a sus amos en su viaje al más allá.

MATTHEW ROBB:
Creemos que los perros de Colima tenían un significado similar al que observamos en las culturas maya y azteca, de las cuales sabemos que las deidades caninas actuaban como guías hacia y a través del mundo de los muertos.

NARRADOR:
Éstos se encuentran en las tumbas subterráneas o en túneles verticales que conducen a una o más cámaras mortuorias situadas hasta a 50 pies de profundidad. Estas tumbas son exclusivas del oeste de México y están asociadas con la cultura Colima que allí floreció desde el año 200 antes de Cristo hasta el siglo II de nuestra era. Esa cultura dejó pocos indicios, pero sus tumbas nos indican cómo vivían y qué era para ellos importante. Las tumbas contenían generalmente miniaturas que representaban figuras humanas, casas, productos alimenticios, y perros de cerámica como estos.

Las próximas dos galerías contienen objetos sepulcrales de Centroamérica y de los mayas, incluso una réplica del sarcófago del regidor maya Pacal, que nos muestra un estilo de sepultura distinto al del oeste de México.

Step4-Ceramic Dogs, Colima Culture, West Mexico-SP


Hits 3322
« Barcos para las almas, Cultura Kuna, Panama Aspectos más destacados de la colección de Bowers (Spanish) Songs Urna con efigie de jaguar, Cultura Maya, las tierras altas de Guatemala »