Audio Tours

Picture

Narration

NARRADOR:
San Antonio, visto aquí con el Niño Jesús en brazos, es el santo patrono de los objetos perdidos. Su cintura está rodeada por una cuerda de la que penden 35 delicados dijes de plata llamados milagros. Cada uno de ellos, otorgado por alguien, hace referencia a una plegaria que aún no ha recibido respuesta o expresa gratitud por una concedida.

Esta estatua de 1 metro 52 centímetros de alto llegó a la Misión de San Juan Capistrano en el año 1801 procedente de México. Durante décadas los fieles llegaban a San Antonio para orar, pero en la década de los 50 del siglo pasado, una devastadora sequía azotó el sur de California. Cuando la misión de San Juan Capistrano estaba ya casi completamente arruinada, un hombre llamado Bernardo Yorba llegó para salvarla. Yorba, que pertenecía a una destacada familia, hizo llegar ganado y agua de manantial a la misión agonizante. En agradecimiento los Padres de la misión le obsequiaron esta estatua. La estatua pasó de generación en generación a los miembros de su familia hasta llegar a su bisnieta Rosita Yorba Locke.

A fines de la década de los 30 del siglo pasado, el primer curador del Bowers, Bessie Coulter, le pidió repetidamente a la Sra. Locke que donara la estatua al museo. Ella se mantuvo firme y se negó rotundamente pero por fin 20 años más tarde, la Sra. Locke cambió de opinión.

Cerca de allí, hay un retrato de Bernardo Yorba y una vitrina con muchos objetos personales que pertenecían a su familia.

Step12-Sculpture of St. Anthony of Padua, c. 1800-SP


Hits 1413
« Carro de Pio Pico Aspectos más destacados de la colección de Bowers (Spanish) Songs Los techos históricos del Museo Bowers »